Cómo son los signos de Aire en la amistad

Todos necesitamos de compañeros que hagan de este un lugar agradable, desde pequeños encontramos personas con las que creamos lazos de amistad. Nos divertimos, reímos, pero también lloramos, están ahí en los buenos y malos momentos ofreciendo consejos y experiencias. La amistad es impredecible, la podemos encontrar en donde menos la imaginamos, puede durar para toda la vida o sólo para unos días, pero si se van unos amigos, llegan otros y aprendemos nuevas cosas. El zodíaco ofrece nociones acerca de la forma de ser de los individuos, es así como hablaremos de los signos de Aire en la amistad.

Buenos amigos

Libra, Acuario y Géminis hacen parte del elemento de Aire, son sociables y buscan relacionarse con las demás personas. Piensan acerca de todo lo que sienten, así que no son muy emocionales, analizan las pros y los contras para decidir si se entregan a sus emociones o no. Pero cuando lo hacen son libres y expresan lo que piensan, son sabios y tranquilos, no se encierran pensando en dramas sin sentido y tampoco tratan de imponer sus pensamientos. Entienden que todos son autónomos en tomar sus decisiones y por lo tanto no son posesivos, saben que tienen personas a su alrededor, pero no tratan de aferrarse a ellas, si se quieren ir, solo dejan que pase.

Sus amistades se basan en la madurez, es cierto que tendrá amigos con los que se divertirá, saldrá a fiestas, viajes y todo tipo de actividades emocionantes con las que encuentre aventura y buenas vivencias. Pero también estará ahí en los momentos que no sean los ideales, no es apegado, pero tampoco se desentiende de su alrededor, sus amigos encontrarán en ellos una buena compañía en la que podrán confiar. Serán relaciones sanas y tranquilas, conseguirá que sus amigos sientan mucho cariño por él.

Consejos para mantener la buena amistad

Todos los seres humanos son sociables y necesitan de otras personas para darle un rumbo y sentido a sus vidas, la amistad es un sentimiento íntimo que se liga a la hermandad, es por esto que cuando creamos fuertes conexiones con los amigos. Más que eso los consideramos como hermanos, les abrimos las puertas de nuestra casa y ya son miembros de la familia, estos niveles de confianza se consolidan con el tiempo. Es un proceso continuo de construcción, conocimiento y entendimiento en el que ambas partes tienen que esforzarse, para llegar a lograr una amistad inquebrantable.

Como en todas las circunstancias, el respeto es parte importante, aprender a sobrellevar las diferencias del otro es lo primordial. Hay que tener en claro que todos somos diferentes y que eso es lo que hace interesante a las sociedades. Otro de los aspectos primordiales es la buena comunicación, decir lo que nos gusta y lo que no para llevar una relación agradable. Compartir con estas personas también es crucial, si abandonamos a nuestros amigos, puede ser que ellos se olviden de nosotros. No incumplir promesas ni defraudar a nuestros compañeros también es vital, ser consientes con lo que somos y podemos ofrecer.

Artículos relacionados