La relación Sagitario y Acuario: ¿cómo se desarrolla?

Sagitario y Acuario son dos naturalezas idénticas en mucho más de un aspecto y sin duda que al entrar en una relación disfrutarán de muchas cosas juntos. Se darán el espacio necesario para respirar un aire puro y libre y podrán expresarse sin temores, con naturalidad. Desarrollan, además de una profunda compenetración, algo que no es frecuente en una relación amorosa: la amistad. Entonces, son amantes y a la vez camaradas.

Una vida en libertad, refrescante pero peligrosa

En principio, la relación entre Sagitario y Acuario gozará de privacidad, cada uno tendrá un espacio propio donde acudir en momentos de necesidad. Ambos tienden a darse libertad, dejando que el otro actúe con soltura. Esta característica de la relación, que al principio permite que la relación siempre respire frescura, puede volverse contra la relación. Tanto Sagitario como Acuario gustan de estar juntos y mantienen la llama del amor siempre encendida; pero, por moverse cada quien por su rumbo en entornos sociales diferentes, el fantasma de la infidelidad siempre asomará sus brazos.

En lo social, ambos contribuyen al incremento de su círculo de amistades y conocidos con gran facilidad. Son personas muy abiertas y disfrutan de expresarse frente a un numeroso público, disfrutan de descubrir lo que todavía permanece en el misterio y aman los retos. Estando juntos tendrán una agenda muy apretada, viajes, presentaciones, salidas nocturnas a lugares concurridos… Es un choque entre la intuición (Sagitario) y la razón (Acuario). Sus discusiones serán profundas e interesantes, un auténtico debate intelectual. Raras veces cruzarán palabras descorteces, el respeto marcará distintivamente la relación.

Aventura, riesgo y emoción esperan a estos signos

En la aventura, ambos disfrutan de las ocurrencias del otro. Sagitario empuja la relación con actividades de riesgo, de emoción y ejercicios físicos; Acuario le pone una dosis de fantasía y originalidad, velando por que cualquier cosa que hagan juntos no se haya intentado nunca antes. En el matrimonio Acuario es creativo y soñador, idea fantasías para que ambos las vivan en conjunto. Sagitario no podrá quejarse por la monotonía porque tal bicho no tendrá cabida en la relación. Este último dirigirá la relación con los dictados de su corazón, siempre en busca de libertad. Con el tiempo, ya que ambos han sido creados para vivir sin ataduras, la relación padecerá de la ausencia de sus integrantes. Establecer metas comunes y hacer las cosas juntos los mantendrá unidos.

En el trabajo, tanto Acuario, con su mente brillante, como acuario, con su asertiva intuición, se compenetran muy bien conduciendo cualquier empresa al éxito. Creatividad, originalidad, inventiva y un toque de jovialidad; el trabajo juntos siempre será interesante y divertido. Mientras Acuario innova con miras revolucionarias, Sagitario vela por que la empresa sea viable en el futuro. Sagitario, por ser ingenuo y actuar siempre sin máscaras no consigue advertir la proximidad de la ruptura de la relación. Cuando ésta llega lo toma por sorpresa. Pero consigue superarlo gracias a sus numerosas amistades y opciones alternativas. En el caso de Capricornio, cuando la ruptura llega intenta disimular sus emociones, reprimiéndolas y actuando con falsa frialdad. Se recluye en sus labores y responsabilidades para así olvidar el final de su relación.

Artículos relacionados