Tauro, ¿cómo eres cuando estás triste?

Tauro es bien conocido por su robusto carácter, tal cual un toro cuando está dentro de su rebaño que parece como desafiante ante cualquiera que ose cruzarse en su camino. Las cosas a medias tintas no les gustan y tardan muchísimo en confiar en la gente porque piensan que las personas en general no son de fiar. Ellos pueden sentarse a hablar prácticamente con cualquier persona, pero eso no significa que abran su corazón de forma sencilla.

Su forma de enfrentar la vida los convierte en personas altamente escépticas y conservadoras, que prefieren cuidar lo que tienen y sobre todo, vigilar que sus sentimientos no sean rotos por un tercero. Los toros toman sus precauciones y dan cada paso con seguridad, porque necesitan tener un piso firme para sentirse realmente estables. Pero toda esta rigidez no significa que Tauro sea un signo simplemente insensible y cerrado. Estos amigos tiene su corazoncito y ese es el verdadero motivo de tanta protección. Su coraza siempre está levantada para evitar sobresaltos, pero ¿sabes cómo es Tauro cuando se siente triste? Aquí te daremos algunas pistas.

La frustración los invade

La tristeza en Tauro es un ciclo realmente complejo, pero bien organizado. En ella, los toritos pasan de sentirse traicionados a entender el motivo de sus derrotas. Estar deprimidos es en primer lugar, preguntarse a sí mismos cual fue el error. La primera batalla ocurre en su cabeza, mientras se cuestionan el hecho de haber confiado en otra persona. En el dolor emocional se contrarían, autocastigan y luego se vuelven más fuertes. Sus pensamientos no cesan, originándose un proceso de revisión que tiene un alto nivel reflexivo.

Es por eso, que el bajón emocional en ellos es más bien una frustración enorme por no poder hacer nada. Podríamos decir que entre el llanto y la ira hay solo un pequeño paso, debido a que esa es la fórmula que tiene Tauro para sobrellevar las decepciones que ocurren en su vida. Si les has roto el corazón, lo mejor es alejarse inmediatamente, ya que las cosas pueden salirse de control. Veras, cuando los Tauros se tornan vulnerables ellos sienten un necesidad natural de defenderse y de devolver el daño que le has causado. La realidad es que lo entregan todo y no les agrada el hecho de que jueguen con sus sentimientos. ¡Hay que tener cuidado!

Aprenden del error

Lo que más le parte el corazón a Tauro es sentirse traicionados por sus seres amados, Otra cosa que los destruye es entender que no pueden hacer nada para acomodar una situación trágica. Esto los perturba, los enfurece y los llena de ira. Expresan su dolor mediante la fuerza y cada lagrima se convierte en un recuerdo de lo hay que mejorar. Lo bueno es que cuando algo doloroso les ocurre, ellos aprenden del error y continúan su vida con los ánimos recargados. Cada escena dolorosa los colocará en alerta, buscando suelos firmes en donde afianzarse. Ya sabes lo que dicen, para ganar hay que perder.

Artículos relacionados