Tarot y clarividencia: puntos en común

Desde sus inicios en el siglo 14, el tarot estuvo relacionado con el misticismo, lo esotérico y el mundo de lo oculto. Su práctica siempre se ha fundamentado en la utilización de símbolos para interpretar un mensaje cósmico o energético. Además, la lectura de cartas tiene que ver con la cartomancia, la cábala y el simbolismo egipcio. Eso sin contar que queda bastante claro que el tarot es una práctica que se orienta hacia una tendencia muy diferente a la religión católica, la cual dominó todas las esferas del mundo y la vida humana durante la edad media. Pero más allá de la adivinación… ¿Cuál es la relación entre el tarot y la clarividencia?

Tarot y clarividencia: el lazo inequívoco de la adivinación

El tarot nos permite saber las posibilidades que se nos pueden presentar en el futuro, a corto y mediano plazo. Por su parte, la clarividencia es en sí misma la capacidad que tienen seres especiales de captar, recibir o interpretar mensajes extrasensoriales. En este sentido, ambos conceptos apuntan a la adivinación. El mensaje extrasensorial está relacionado en ambos casos con la proyección de lo que puede pasar en el futuro. Claro que hay que entender la diferencia entre tarot y clarividencia. Siendo precisos, el tarot es solo el medio de transmisión del mensaje adivinatorio. Y a decir verdad es apenas uno de muchos que han existido a lo largo de la historia de la humanidad.

La mayoría de los clarividentes utilizan medios para captar el mensaje y descifrarlo: bolas de cristal, lectura del café, runas, etc. Los sueños también pueden ser el medio bajo el cual se presenta la premonición y generalmente esta se manifiesta incluso en personas que no se dedican a la clarividencia. Así que si nos preguntáramos si todos los que leen el tarot son precisamente clarividentes, probablemente tendríamos que responder a medias que sí. Hay personas que sin dominar las técnicas pueden captar la adivinación y en el trayecto comienza aprender técnicas para abrir su percepción espiritual. En todo caso, el tarot se nos presenta como un medio de clarividencia amigable y democrático, el cual puede abrir la mente de cualquier persona.

El tarot y los clarividentes

A menudo vemos en la televisión personas que se dedican a la lectura de cartas. Una de las tendencias actuales que no ha perdido vigencia es la lectura de cartas combinada con el horóscopo. Básicamente, se estudia el momento astrológico de cada signo el cual engloba a un gran número de personas. Todas estas están siendo influidas por fenómenos cósmicos similares y están regidas por los mismos planetas, al menos de una forma predominante.

Mucho mejor es cuando el tarot se complementa con el estudio astrológico de cada signo, en función del movimiento calculado de los planetas en función de la rueda zodiacal. Claro que también tenemos a los videntes que leen cartas de forma personal a cada individuo. En esos casos el signo pasa a segundo plano y entran en juego aspectos energéticos mucho más individuales. Por eso, este tipo de lectura suele tener mayores garantías en cuando a la aproximación de la adivinación. En resumen, tarot  clarividencia se unen por los lazos infranqueables de la adivinación.

Artículos relacionados